Paleta helada de miel y manzanilla
Un postre ligereo y delicioso


1. En una olla pequeña pon las tazas de agua y calienta hasta que tenga un hervor ligero.
2. Retira la olla del fuego y añade la miel revolviendo continuamente.
3. Añade las bolsas de té y las flores, tapa la olla y deja reposar durante 10 minutos.
*Presiona un poco si utilizas flores frescas.
4. Pasados los 10 minutos llena los moldes para paleta dejando aprox. 1 o 2 cm antes de llenarlos. Coloca los palitos y tapas si es que tu molde los tiene. 5. Coloca los moldes en el congelador y déjalos enfriar al menos 8 horas.

Para retirar tus paletas del molde, pasa un poco de agua al tiempo por los lados sin que entre a las paletas, para despegarlas un poco y sea más fácil retirarlas.

¡Que las disfrutes!
Cupcakes de vainilla
Un clásico fácil y delicioso